descarga.jpg
Las aspiraciones de todo un siglo, culminaron por fin cuando una expedición al mando de Vasco de Gama atracó en el puerto de Calcuta el día 20 de mayo de 1498. Era la primera vez que un barco europeo había surcado las aguas indias, desde que los barcos romanos hicieron su último viaje desde Egipto.
Los comerciantes árabes de Calcuta no podían contener su rabia cuando comprobaron la presencia de los intrusos europeos.-Váyanse al diablo- exclamó uno de ellos al tropezar en el puerto con un oficial portugués.-Que es lo que están haciendo aquí?- Hemos venido en busca de especias y de cristianos- contestó el portugués.
El rey de Calcuta fue algo más acogedor. Se negó a firmar un tratado con el rey de Portugal, pero autorizó a Gama para que se llevase una pequeña carga de especias a cambio de oro y plata. Habían pasado más de MIL años desde que el último barco romano hubiese zarpado de la India, pero los indios no habían cambiado mientras tanto. Los portugueses, que habían pensado regatear con ellos a base de cuentas de cristal, espejuelos, campanillas y tela de lana, se quedaron chasqueados.
La desilusión de Gama por haber tenido que pagar su cargamento con monedas contantes y sonantes, se mitigó cuando comprobó el precio que obtuvo por sus especias, al término de su viaje de 24.000 millas para llegar a Lisboa. Una tercera parte de la tripulación original del barco había muerto, sin duda a causa del escorbuto, pero esto sólo significaba que ahora eran menos los que tenían que compartir los inmensos beneficios.
Una de las razones por las que Gama había puesto tanto interés en su empresa, era porque le había llegado la noticia (que no creía) de que Cristobal Colón había descubierto una nueva ruta hasta las Indias navegando hacia el oeste. Y es que el gran marino genovés pensaba que había llegado a las Indias y hasta el final de su vida insistó en que sus viajes realizados entre 1492 y 1503, no habían supuesto el descubrimiento de nuevas tierras (no había ningún lugar como América en la geografía de Tolomeo), sino que habia llegado a Cipango y a la tierra firme de Asia. Como prueba de sus hallazgos trajo consigo plantas silvestres desconocidas, que aqfirmó que eran las de la canela, el ruibarbo chino, y el coco (en realidad ninguna era lo que decía ser). Su obsesión le llevó a llamar a los nativos “indios”, y puso mucha atención en su lenguaje para descubrirles pronunciando alguna palabra en japonés. Una palabra que apuntó en su diario, y que habría de convertirse en una constante del vocabulario gastronómico, fue la de “caníbal”. Colón no había captado bien el sonido que le transmitió uno de los indios, y cuya versión correcta era la de “carib”. Los nativos del Caribe eran caníbales, pero sólo se comían a los enemigos que mataban en el transcurso de una batalla.

Anuncios