222449_362041587221532_883597797_n
de Mariela Flores Torres.

Tres razones. Tres canciones.
“Una jaula fue a buscar a un pájaro”. F. Kafka

A veces es la culpa la promotora del llamado. Otras, el simple deseo indómito, es que gozar es tan parecido al amor. Pero, hay al menos una tercera razón, y es la de querer seguir conectado. Más aun: mantener el vínculo a costa de uno mismo, del otro y de todos. Mantener el vínculo por qué, no sé, pero mantenerlo, mantener el vínculo cómo, ni idea, pero estar presente y esperar que el otro lo esté.
Ambigüedades como esas de querer sin querer.
Eva quiere sin querer a Adrián. Ella está con él porque aún no se ha enamorado nunca, pero como no conoce al amor siente que sí. Cree que estar enamorada es eso de estar con alguien porque sí y vivir un proyecto. Y así ella transcurre. Él, en cambio, la ama. Él no puede despertarse sin amar.
Julia quiere sin querer a Damián. Y aunque ella ya no está con él, sigue dramáticamente enamorada. Julia tiene el corazón hecho añicos. Ella quiere olvidarlo pero sigue flotando entre rechazos.
Un(a ve)z fue y volvió.
Me gustaría ser ave para ser libre.
Me gustaría ser ave para ir y volver.
Me gustaría ser ave para buscar mi propia jaula.
Un- a-ve(z) fue a buscar su jaula
de flores.
Ave, Eva, Julia, jaula.

Anuncios