Expedición Rai Mapu, Roberto Bubas 1991 (Lago Cholila a Lago Futalafquen, Chubut, Patagonia Argentina) Foto Oscar Jefe Suarez
bubas

Roberto Bubas
La salú

-Mire hijito – me confía antes de partir. -Lo mismo que usté, yo a su edá me llevaba el mundo por delante. Me sobraba juerza y juria, y quería hacer muchas, toditas las cosas. Pero ya ve, la juerza mengua. Y de la juria con el tiempo ni el rastro queda. Ahora todo el contento de este pión que soy, es la salú pa´ levantarme bien temprano en la mañana, echarme l´hacha al hombro y bajar leñita del cerro.
Una tras otra, las confidencias del viejo leñador caen a plomo en mi cabeza, que nunca había sentido tan hueca. Y sopesando la densa y austera verdad de sus palabras finalmente me despido, estrechando con firmeza el diamante en bruto de su mano.
Ha perdido tiempo estos días conmigo, pienso mientras me alejo de su rancho. Sin embargo tiempo y espacio no existen para él, que los tiene en abundancia. La Relatividad es inherente a su vida colmada, bromeo. Tanta complejidad matemática condensada en el entendimiento de un humilde y analfabeto peón rural.
Se queda silbando Gabino, acunado por esa soledad que lo cuida y lo acompaña; que lo cobija y que lo entiende. Silba su dicha, despreocupado y pleno, mientras gasta el filo de su hacha en un canto rodado que arrimó a su orilla el río.
Gabino es como el farolero de El Principito, pienso mientras mi balsa se desliza río abajo. Cuán completo y auténtico es su mundo.
El cielo está despejado, pero ahora me llueve adentro. ¿Será que voy a andar todavía cincuenta años para darme cuenta que en una vida simple están resumidas todas las verdades?
Pero esa es una síntesis que tendré que ganarme, me advierto. Son también los callos, pero los de mi propia piel, los que habrán de enseñármela con el tiempo.

Anuncios