mafalda_sopa

MUJER TOMANDO SOPA

Me digo:
sube y baja la cuchara
plena – vacía
traza su órbita
carga-descarga
arriba-abajo

Todo se come, digo
en el fondo del plato,
se agrandan,
se contraen órbitas desmesuradas,
en el vaivén,
en el límite del oleaje,
la boca urge entreabierta
y
trago…
Esto no va a acabar, me digo
sopa interminable.
Trago filos de cuchillos
tallos cercenados
trigo golpeado, resbaladizo
Salpica
cae desde el borde lo incontenido
sube el vapor
las lágrimas saladas no hacen ruido,
en el estómago
la pleamar ahoga
Un esfuerzo más, me digo
la mano mecánica oye,
ejecuta hasta dar con el fondo

Qué buena niña, dicen
en tanto Dios sigue atizando el fuego
la gran olla borbotea
ciénaga donde todo cabe
Sólo quiero tirar el mantel
Sólo quiero tirar el mantel
desbaratar el rito

En tanto sigue la mesa sosteniéndose
sobre las cuatro patas de su historia.

Beatriz Piedras

La palabra sopa –al igual que sus cognatos sop, soup en inglés, soupe en francés, zuppa en italiano—, procede del germánico occidental suppa que se refería a una rebanada de pan sobre la que se vertía un caldo. Fue posteriormente latinizado en suppa, en torno a los años 500 d. C., conservando su sentido original. A lo largo de la Edad Media pasó a definir a la vez los trozos de pan que se cortaban para remojar en un caldo, y el mismo caldo o líquido que se espesaba con pan.
La sopa es una preparación culinaria que consiste en un líquido con sustancia y sabor. En algunos casos posee ingredientes sólidos de pequeño tamaño sumergidos en su volumen. Una de sus características principales es que se ingiere con cuchara. Si no tuviera ingredientes sólidos (vegetales o productos cárnicos) se considera un caldo alimenticio, base de todas las sopas. Si se clarifica será un consomé. La sopa suele proceder de una preparación culinaria con evaporación, como es el cocido, o mediante retención de vapores: estofado. Tradicionalmente, se puede espesar añadiendo al final de la cocción pan o cereales como el arroz, fideos o pasta menuda.

sopa

Anuncios