Pintura de Laura Manesevich
Rata Carmelito – Poesía y locura

No soy un hombre, soy un ombligo. Yo cree al mundo.

Alrededor de mí giran los astros, Galileo y el Sol.

No hay música si no me río primero.

Las aves no vuelan si no imagino un cielo.

Los niños no duermen si no imagino la noche.

Todas las religiones tienen un dios.

O miles.

A todos ellos los inventé yo. Les di un nombré. Los mistifiqué.

Si digo “laberinto” todo el mundo se pierde.

Si digo “oscuridad”. todo el mundo anda a ciegas.

Si digo “caos”, el mundo sigue siendo mundo.

Pero si digo “amor”, todos se miran asombrados.

Aún no pueden entender que yo también sea un soñador.

Anuncios