Archivos para el mes de: diciembre, 2014

10885392_10203644899307298_944685361493634693_n

Hola

Hoy les quiero escribir a ustedes que han sido los protagonistas de este año que hemos cursado juntos. Como en un cuento, nos hemos encontrado a través de la bella palabra, reconociéndonos, estableciendo un vínculo que nos hermana.
La palabra, la poesía, puede abolir en un acto de amor la distancia entre el hombre y los objetos, entre el hombre y la naturaleza, entre el hombre y el hombre, entre el hombre y la muerte.
Comienza un nuevo año, comienza a escribirse una nueva página del libro maravilloso de la vida de cada uno… como en un cuento, el cuento más importante, el más necesario, el que contamos sin darnos cuenta con nuestra vida.
A todos ustedes GRACIAS por esta comunión. Les deseo un Feliz Año 2015 para todos.

Roberto Palicio

10003794_303484596486288_682265358_o
León Felipe *

SÉ TODOS LOS CUENTOS

Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
Que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan
con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre…
ha inventado todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos…
y sé todos los cuentos.

LEÓN-FELIPE

* Felipe Camino Galicia de la Rosa, (1884-1968) conocido como León Felipe, es un poeta español que vivió exiliado en México. Su obra suele asociarse a la de Walt Whitman, del que fue traductor. Comparte con él el tono enérgico, de proclama y arenga casi religiosa, y el impaciente canto a la libertad. Es autor de un extenso poemario, obras de teatro y adaptaciones de obras de Shakespeare.

disfraz-mesonera

EN SU PUNTO

Manuel Longares *

Mi prima Marica, la casquera, siempre me ve flaco. Por lo que me anuncia:
-Tengo una espaldilla superior.
Mi prima suele hablar de corazón, lengua y riñones. Así que me extraño:
-¿Espaldilla?
Mi prima Marica, como me conoce, prefiere ahorrar saliva y mostrar el surtido.
-Observa.
Es a simple vista una superficie prieta, surcada de nervios y tendones. Pero por curiosidad sondeo:
-¿A qué sabe?
Porque probar es otra historia. Con lo que la prima, adivinándome las ganas, asegura desabrochándose la blusa:
-Depende del consumidor.
Le gusta exhibirse en sostén y mirar la fiebre de mis ojos mientras se acaricia las copas.
-Unos clientes tienen paladar y otros no –explica-. Y no se complace a todos por igual.
Yo entonces, sentado junto a la lumbre de la cocina como si fuera su novio recluta, le canto el romance antiguo:
-Hermana Marica, mañana que es fiesta, no irás a la amiga ni yo iré a la escuela.
Ella, siguiendo el juego, responde:
-Cierra la puerta, primo.
Y ofreciendo a mi capricho la carne, aconseja primero macerarla. Y mejor con la mano que con instrumental de cocina.
-Así que lávate antes -exige la prima.
Yo mojo mis manos en la pila y tras secarme en los pantalones aplico la palma, bien extendida, sobre el tejido. Con tal suavidad por no pasarme de duro que la prima discrepa. Así que acabo golpeando la carne con el puño.
-Más fuerte, más -jalea la prima.
Cuando, fatigado, interrumpo el masaje, advierto que sus ojos tienen la misma fiebre que los míos.
-¿Vino de misa? -sugiere tendiéndome la botella. Yo riego la superficie macerada y la prima se estremece al contacto del chorrito.
-¿Especias? -propone, señalando los diversos frascos de la alacena.
-Picantes -exijo.
-¿Con guarnición? -insinúa la muy pícara. Porque siempre fue exquisita.
-En su salsa -sostengo.
Al rato, ella rompe el silencio.
-¿Te gusta poco hecha o muy hecha?
Pero no se trata de una solicitud sino de un juicio de valor. Porque algunas veces hacemos yo y ella las bellaquerías detrás de la puerta y hasta no conocer mi opinión no descansa.
-En su punto -confirmo.

manuel-longares

* Manuel Longares (1943) es un escritor y periodista español nacido en Madrid. Es uno de los escritores más relevantes de la reciente literatura española. Su novela “Romanticismo” le entronca, por su manera de concebir la novela, con Cervantes, Galdós, Dickens o Dostoievski.
En este cuento, Longares juega con el procedimiento literario denominado intertextualidad, al introducir una referencia explícita al romancillo de Luis de Góngora (1561-1627) titulado “Hermana Marica”, donde todo bulle en un tono de humor festivo, picaresco, de gracia y frescura, incluso con ese final “malicioso” de las bellaquerías detrás de la puerta, como sucede en el cuento de Longares. Excelente.

album

ÁLBUM

Ese amigo de la infancia que jugaba contigo en la orilla del mar ha perdido el nombre. Era un niño flaco, quemado por el sol, hijo de un pescador. Al fondo se ven barcas varadas en la arena y tú en la fotografía estás con él pescando cangrejos entre las rocas del farallón en una cala deshabitada. Ibais siempre juntos, desnudos pisando la sal de aquellos días claros de la niñez, pero ese camarada de los primeros veranos, que te servía de escudero, desapareció muy pronto y hoy ignoras cómo se llamaba aunque él entonces habría dado la vida por ti. En otra página del álbum de retratos eres un adolescente en una mañana de otoño en el parque con un libro en la mano, entre dos compañeros de colegio que también sonríen. Uno de ellos se mató con la motocicleta, el otro ha llegado a subsecretario. Los tres descubristeis el amor en la misma promoción en medio de aquella bandada de niñas del Loreto que iban con rebeca y falda plisada abrazando el cartapacio escolar contra los incipientes senos. Después apareces vestido de soldado con un rifle en un barracón de verbena en compañía de un colega de armas que te pasa el brazo por el hombro soltando una carcajada. ¿Qué habrá sido de él? Le gustaba mucho Sartre y tal vez ahora es dueño de una serrería. La tarde huele a paja quemada y los murciélagos bailan dentro de un vapor de oro mientras tú vas pasando las hojas de un álbum cuyas imágenes son humo de la memoria. En él hay múltiples figuras evanescentes que un día quedaron atrás, si bien esos seres te regalaron por un momento parte de su alma sin pedirte nada. La marea los ha arrastrado a distintas playas, ninguno ha cumplido sus sueños, pero cada uno de ellos se cruzó en tu vida por azar y durante un tiempo te acompañó en la travesía de los placeres y las desdichas. Al cerrar el álbum de fotos piensas que todos los amigos que has tenido son el mismo. Su rostro está dentro de ti desde la infancia. Es aquel niño sin nombre que jugaba contigo en la orilla del mar. A través de la existencia no has hecho sino reflejarte en sus ojos.

manuel vincet

Manuel Vicent (Villavieja, Castellón, 1936) es un escritor, periodista, articulista y galerista de arte español. Su obra comprende novelas, teatro, relatos, biografías, artículos periodísticos, libros de viajes, apuntes de gastronomía, entrevistas y semblanzas literarias, entre otros géneros. Vicent compagina su labor como escritor con la de galerista de arte, una de sus más conocidas pasiones.

10858552_996404227040046_4233310200023177182_n

Miguel Angel Morelli

EL BORGES NUESTRO DE CADA DIA

Si hoy tengo más cara de dormido que la habitual (suponiendo que esto fuera posible) no es tanto por el madrugón, sino porque anoche me quedé chateando hasta las 3 de la mañana con alguien que no entendía (o mejor, no entiende, porque no creo que lo haya convencido) que mi pasión por la literatura borgeana no me impide pensar que un enorme porcentaje de sus declaraciones políticas resultaron invenciblemente lamentables. Argumenté que Borges fue un escritor y no un pensador, por lo que su literatura resulta muy superior a sus ideas (a diferencia de Sartre, por ejemplo, cuya obra perdería muy poco espesor -o tal vez ninguno- si prescindiésemos de lo literario). En el fondo -dije también- Borges jamás dejó de ser un joven anarquista, pero no un anarquista social a lo Proudhon (y mucho menos a lo Bakunin), sino más bien alguien de la escuela de Thoreau, aquel anarquismo individualista que llevado al extremo acaba deviniendo otro romanticismo. En fin, terminé diciendo que todas sus opiniones políticas habían partido siempre desde lo íntimo, lo emocional, y que rara vez había logrado la distancia imprescindible para visualizar procesos por encima de circunstancias. Así como el propio Borges escribió en “Funes el memorioso” que la memoria poco y nada tiene que ver con la inteligencia, nosotros podemos añadir que la inteligencia tampoco tiene por qué ser el principal ingrediente del sentido común.

The Tree of Life, Roman Shatsky

Emilio Adolfo Westphalen *

UN ÁRBOL SE ELEVA HASTA

Un árbol que se eleva hasta el extremo de los cielos que lo cobijan
Golpea con dispersa voz
El árbol contra el cielo contra el árbol
Es la lluvia encerrada en tan poco de espacio
Golpea contra el ánima
Golpea con las ramas la voz el dolor
No hagas tal fuerza por que te oigan
Yo te cedo mis dedos mis ramas
Así podrás raspar arañar gritar y no solamente llorar
Golpear con la voz
Pero tal levedad me hiere
Me desola
No te creía de tal ánimo
Y que no cabes en el espacio
Cómo golpea el árbol al árbol el árbol
Agua
Y navegan los rojos galeones por la gota de agua
En la gota de agua zozobran
Acaso golpea el tiempo
Otra gota
Agua
La garganta de fuego agua agua
Matado por el fuego
La llamarada gigantesca
Maravilloso final
Muerto sin agua en el fuego
La mano arañaba el fuego
La mano
Y nada más que sangre agua
No sangre fuego último fuego
Definitivo fuego
Las gotas cuentan otra cosa
Nadie cuenta las gotas
Las lágrimas son de más perfecta forma
Su música más suave apagada
El rostro de una niña alumbra una lágrima con su luz suave apagada
La lluvia llora en todo el espacio
Anega el alma su música
Golpea otra ánima sus hojas
Las gotas
Las ramas
Llora el agua
El tiempo se cuenta con las gotas el tiempo
La música dibuja el cielo
Camina sobre el agua la música
Golpea
El agua
Ya no tengo alma ya no tengo ramas ya no tengo agua
Otra gota

Aunque me ahogue
Ya no tengo alma
En la gota se ahogaron los valientes caballeros
Las hermosas damas
Los valientes cielos
Las hermosas almas
La música da traspiés
Nada salva al cielo o al alma
Nada salva la música la lluvia
Ya sabía que más allá del cielo de la música de la lluvia
Ya
Crecen las ramas
Más allá
Crecen las damas
Las gotas ya saben caminar
Golpean
Ya saben hablar
Las gotas
El alma agua hablar agua caminar gotas damas ramas agua
Otra música alba de agua canta música agua de alba
Otra gota otra hoja
Crece el árbol
Otra hoja
Ya no cabe el alma en el árbol en el agua
Ya no cabe el agua en el alma en el cielo en el canto en el agua
Otra alma
Y nada de alma
Hojas gotas ramas almas
Agua agua agua agua
Matado por el agua.

westphalen

* Emilio Adolfo Westphalen Milano (1911-2001), fue un poeta surrealista, ensayista y promotor cultural peruano nacido en Lima. En 1933, a los 22 años de edad, publica su primer libro “Las ínsulas extrañas”, el mismo que, junto con “Abolición de la muerte” le reportan prestigio como poeta.

Octavio Paz, al presentarlo en 1978 dijo de él: “Emilio Adolfo Westphalen es uno de los poetas más puramente poetas entre los que escriben en español. Su poesía no está contaminada de ideología ni de moral ni de teología. Poesía de poeta y no de profesor ni de predicador ni de inquisidor. Poesía que no juzga, sino que se asombra y nos asombra.” Todo dicho.

Imagen: The Tree of Life, Roman Shatsky

armario

Slawomir Mrozek *

REVOLUCIÓN

En mi habitación la cama estaba aquí, el armario allá y en medio la mesa.
Hasta que esto me aburrió. Puse entonces la cama allá y el armario aquí.
Durante un tiempo me sentí animado por la novedad. Pero el aburrimiento acabó por volver.
Llegué a la conclusión de que el origen del aburrimiento era la mesa, o mejor dicho, su situación central e inmutable.
Trasladé la mesa allá y la cama en medio. El resultado fue inconformista.
La novedad volvió a animarme, y mientras duró me conformé con la incomodidad inconformista que había causado. Pues sucedió que no podía dormir con la cara vuelta a la pared, lo que siempre había sido mi posición preferida.
Pero al cabo de cierto tiempo la novedad dejó de ser tal y no quedo más que la incomodidad. Así que puse la cama aquí y el armario en medio.
Esta vez el cambio fue radical. Ya que un armario en medio de una habitación es más que inconformista. Es vanguardista.
Pero al cabo de cierto tiempo… Ah, si no fuera por ese «cierto tiempo». Para ser breve, el armario en medio también dejó de parecerme algo nuevo y extraordinario.
Era necesario llevar a cabo una ruptura, tomar una decisión terminante. Si dentro de unos límites determinados no es posible ningún cambio verdadero, entonces hay que traspasar dichos límites. Cuando el inconformismo no es suficiente, cuando la vanguardia es ineficaz, hay que hacer una revolución.
Decidí dormir en el armario. Cualquiera que haya intentado dormir en un armario, de pie, sabrá que semejante incomodidad no permite dormir en absoluto, por no hablar de la hinchazón de pies y de los dolores de columna.
Sí, esa era la decisión correcta. Un éxito, una victoria total. Ya que esta vez «cierto tiempo» también se mostró impotente. Al cabo de cierto tiempo, pues, no sólo no llegué a acostumbrarme al cambio—es decir, el cambio seguía siendo un cambio—, sino que, al contrario, cada vez era más consciente de ese cambio, pues el dolor aumentaba a medida que pasaba el tiempo.
De modo que todo habría ido perfectamente a no ser por mi capacidad de resistencia física, que resultó tener sus límites. Una noche no aguanté más. Salí del armario y me metí en la cama.
Dormí tres días y tres noches de un tirón. Después puse el armario junto a la pared y la mesa en medio, porque el armario en medio me molestaba.
Ahora la cama está de nuevo aquí, el armario allá y la mesa en medio. Y cuando me consume el aburrimiento, recuerdo los tiempos en que fui revolucionario.

Slawomir_Mrozek

Sławomir Mrożek (1930-2013) fue un escritor, dibujante, periodista y dramaturgo polaco. Exploraba en sus obras el comportamiento humano, la alienación y el abuso de poder de los sistemas totalitarios. Mrożek utiliza el humor surrealista y las situaciones grotescas para revelar las creencias distorsionadas de sus personajes. Como dibujante de cómics alcanzaría también gran popularidad.
En este breve cuento Mrożek ha sintetizado, con excelente sentido del humor, el devenir de los últimos tiempos de la historia de Europa, tanto en su evolución político-social como artístico-cultural.
En 1962 fue galardonado con el Premio Koscielski, el drama Tango (1964), que le granjeó fama mundial. En 1975, la segunda de sus obras más populares, The Émigrés, retrato irónico de dos emigrantes polacos en París, fue producida por Andrzej Wajda en Teatr Stary (el Teatro Viejo) en Cracovia. Murió en Niza, Francia, el 15 de agosto de 2013.

libro mariposa

Mario Morales *

Las voces, las altas voces
las que tocan el sueño
como un abrazo de islas a la deriva.
Las que maduran en el manantial exacto:
en ese fuego sin palabras.

Las bellas, las furtivas,
las que hablan del pan y de la muerte
con gestos de hambre y de luz.
Las que han nacido para perderse, para no dejar más señales
que un ala en el vacío.

Y aún más: para que haya respuesta,
para que el pulso se encienda
en el último frío:
para desbordar los cielos y la tierra y algo
semejante a nacer de la contemplación y el color sin tregua
de las caricias prohibidas.

Sí, el hombre es todo eso.
Todo lo que ha sido tocado por el desierto y una flor.

Mario Morales

* Mario Morales (1936-1987) nació y vivió en Argentina. Fue profesor de filosofía, poeta y maestro de poetas, creador junto a Roberto Juarroz de la revista poesía=poesía. Creo también la revista y editorial Último Reino. En 1973 recibió el premio Fondo Nacional de las Artes por su libro Plegarias. Es autor de los libros Cartas a mi sangre (1958), Variaciones concretas (1962), Plegarias o el eco de un silencio (1974), La canción de Occidente (1981), La tierra el hombre el cielo (1983) y En la edad de la palabra (1986). En 2012 se editó La distancia infinita, Antología poetica 1958-1983.

10679701_10204499563624327_1181252666965804906_o

Silvia Etchaide

SANGRE DE HORCHATA

Soy una mujer diferente.
Mis palabras son vómitos que dejo caer en una hoja manchada
con sangre y lágrimas.
Soy caprichosa. Mis pensamientos señalan el placer y allí voy.
Mato en la búsqueda.
Soy inconsciente, previsible, inquieta.
Mis celos corren con la misma velocidad que mi sangre, sólo 20 segundos y explotan las murallas de mis venas.
Caliente.
Grito, no susurro. los susurros son para los que no pueden reflejar el dolor.
Soy insomne, pasajera nocturna de pensamientos negros y voluptuosos.
Esclava de ellos.
Entre tanto, no mido decisiones. Me tiro sin pensar al vacío… sangrante me levanto y sigo.
Pierdo, gano… doy gracias igual porque amo con locura.
Pido perdón. Acuso. Me arrepiento.
Locura desmedida.
No escondo silencios simplemente porque no está en mi naturaleza.
Hablo de más. Pienso de más. Soy infeliz. Soy inmensamente feliz.
Detesto el gris.
Detesto la indiferencia.
Detesto la elocuencia y el deber.
Pero soy eso, esa, esos, esas… soy todos. Soy nadie y me alegro de ser nadie.
Estoy chiflada e incoherente. Llevo listas a cuestas de mis desgracias y mis despropósitos. Aún así doy gracias y mil veces gracias.
Ah si! soy una mujer difícil.
No soy académica, rompo reglas, insisto, arriesgo.
No mido consecuencias, me pierdo en la pasión, en el razonamiento que me da esa fuerza.
… pero soy leal, soy apasionada, lucho, muerdo, pateo, incrusto… me valgo de mis penas para salir de mi encierro roñoso que espanta.
Soy sincera.
Soy entera.
Soy amante lujuriosa de mis defectos más recónditos.
Soy ángel, amor que sabe curar hasta de los destierros más enormes si me dejas
Soy así nomás.
nada de simplezas.
No soy un error.
No soy viri viri.
No tengo sangre de horchata.
Te doy la vida, te la quito…todo en el mismo segundo sólo si es para cuidarte, porque no soy mala.
Soy buena.
Soy enorme.
Soy muy valiente porque soy una guerrera.
Soy la derrota que reaparece una y otra vez, y eso es mucho.
Y soy, amigo, amiga, lo que puedo…con todo eso encima.