Archivos para la categoría: historia

caldeos
LOS SABIOS CALDEOS DE BABILONIA

Los caldeos constituyeron una aristocracia, superior a los demás pueblos de la zona y fueron famosos por sus conocimientos de astrología y matemáticas.

En sus escuelas se enseñaba la ciencia acumulada desde los tiempos de los sumerios, tres mil años atrás.

Los caldeos eran una tribu semítica que se asentó en Mesopotamia, en el extremo sur de las cuencas del Eufrates y el Tigris, en una zona del actual Irak, alrededor del año 1000 A.C.

La principal ciudad de los caldeos fue Babilonia.

Los sabios sacerdotes caldeos observaban la salida y el ocaso de los astros, así como su color y las variaciones de brillo.
Observaron el movimiento de los astros con paciencia infatigable con el firme propósito de comprender los movimientos de las estrellas
Comenzaron efectuando grandes acumulaciones de hechos. Supusieron que los cursos de las estrellas y los sucesos naturales eran regulares y, por lo tanto, predecibles.

A pesar de no poseer instrumentos ópticos, obtuvieron un éxito sorprendente, hasta el punto que la palabra “caldeo” pasó a ser sinónimo de “astrónomo “ y “adivino”.

Su gran prestigio se basaba también en la predicción de cambios meteorológicos, la aparición de cometas, los eclipses de Sol y de Luna.

Clasificaron las formaciones de estrellas en constelaciones, doce de las cuales formaban lo que ellos llamaron zodíaco. Decidieron que existían doce señores celestiales, consejeros de los dioses, cada uno de los cuales presidía en un mes a un signo del zodíaco.
Los astrónomos caldeos elaboraron un calendario lunar, formado por meses lunares de 28 días. Para mantener la coherencia con el año solar establecieron ciclos en los que algunos años tenían 12 meses y otros 13.

El observatorio más antiguo de que tenemos noticia es el de la torre o zigurat de Babilonia en el cual los astrónomos caldeos hicieron sus principales observaciones.

Los caldeos fueron genuinos científicos. A ellos se debe la utilización de la medición angular y del sistema especial de 360º con fracciones sexagesimales, un sistema de notable conveniencia el cual todavía utilizamos para expresar divisiones de grados y horas
Los caldeos sentaron los fundamentos de la astronomía y muchos de sus escritos se conservan actualmente en el Museo Británico.

Hay investigadores que ven en algunas partes de la Biblia, principalmente en los primeros capítulos del Génesis, un resumen del contenido de textos babilonios.

Fuente: Astrojem.com

Anuncios

ramayana-06.jpg
Entre los muchos poemas épicos o epopeyas de la literatura sánscrita, sobresalen el Ramayana y el Mahabharata, anteriores y superiores en originalidad y belleza a la Ilíada y la Odisea. Ambos escritos describen usos, costumbres, creencias y cultura de los antiguos arios. pueden considerarse como el monumento más antiguo de la poesía sánscrita, por más que anteriormente ser escribieron los Vedas, cuya mayor parte está en forma métrica; pero en la India se disputa el Ramayana por la primera y primitiva producción poética.
Su autor fue Valmiki Prachetasa, sobre cuya vida se forjaron después tantas conjeturas como sobre Homero y Shakespeare en Occidente, aunque no cabe duda de la autenticidad de su existencia, si bien muchos versos del poema no son suyos, sino interpolaciones, que no obstante acrecientan la magnificencia del poema sin par en la literatura mundial.
La célebre Gesta de Rama es el poema épico de mayor extensión. A pesar de los múltiples elementos de carácter fantástico que integran esta composición, se considera que tiene una base histórica, como todos los grandes mitos de la antiguedad. Los hechos relatados habrían ocurrido entre 2350 y 1950 a. C., según algunos investigadores, mientras que otros proponen fechas más tardías. El texto, tal como lo conocemos data del siglo IV a.C.
Uno de los relatos incluidos en el Ramayana, llamado “La historia de Rishyashringa”, que en sánscrito significa: risha: ciervo o gacela, y shringa: cuerno. Se trata, en resumen, de la historia de un ermitaño, al que todos conocían como “el hombre-gacela con un cuerno”, que se tradujo más tarde como “unicornio”.
Cristina Cambareri.

descarga.jpg
Las aspiraciones de todo un siglo, culminaron por fin cuando una expedición al mando de Vasco de Gama atracó en el puerto de Calcuta el día 20 de mayo de 1498. Era la primera vez que un barco europeo había surcado las aguas indias, desde que los barcos romanos hicieron su último viaje desde Egipto.
Los comerciantes árabes de Calcuta no podían contener su rabia cuando comprobaron la presencia de los intrusos europeos.-Váyanse al diablo- exclamó uno de ellos al tropezar en el puerto con un oficial portugués.-Que es lo que están haciendo aquí?- Hemos venido en busca de especias y de cristianos- contestó el portugués.
El rey de Calcuta fue algo más acogedor. Se negó a firmar un tratado con el rey de Portugal, pero autorizó a Gama para que se llevase una pequeña carga de especias a cambio de oro y plata. Habían pasado más de MIL años desde que el último barco romano hubiese zarpado de la India, pero los indios no habían cambiado mientras tanto. Los portugueses, que habían pensado regatear con ellos a base de cuentas de cristal, espejuelos, campanillas y tela de lana, se quedaron chasqueados.
La desilusión de Gama por haber tenido que pagar su cargamento con monedas contantes y sonantes, se mitigó cuando comprobó el precio que obtuvo por sus especias, al término de su viaje de 24.000 millas para llegar a Lisboa. Una tercera parte de la tripulación original del barco había muerto, sin duda a causa del escorbuto, pero esto sólo significaba que ahora eran menos los que tenían que compartir los inmensos beneficios.
Una de las razones por las que Gama había puesto tanto interés en su empresa, era porque le había llegado la noticia (que no creía) de que Cristobal Colón había descubierto una nueva ruta hasta las Indias navegando hacia el oeste. Y es que el gran marino genovés pensaba que había llegado a las Indias y hasta el final de su vida insistó en que sus viajes realizados entre 1492 y 1503, no habían supuesto el descubrimiento de nuevas tierras (no había ningún lugar como América en la geografía de Tolomeo), sino que habia llegado a Cipango y a la tierra firme de Asia. Como prueba de sus hallazgos trajo consigo plantas silvestres desconocidas, que aqfirmó que eran las de la canela, el ruibarbo chino, y el coco (en realidad ninguna era lo que decía ser). Su obsesión le llevó a llamar a los nativos “indios”, y puso mucha atención en su lenguaje para descubrirles pronunciando alguna palabra en japonés. Una palabra que apuntó en su diario, y que habría de convertirse en una constante del vocabulario gastronómico, fue la de “caníbal”. Colón no había captado bien el sonido que le transmitió uno de los indios, y cuya versión correcta era la de “carib”. Los nativos del Caribe eran caníbales, pero sólo se comían a los enemigos que mataban en el transcurso de una batalla.

Carabela-Santa-Cruz-primer-barco-construido-America.jpg

 

MARCO POLO, COMERCIANTE EN ESPECIAS.

Marco Polo visitó por primera vez la corte de Kublai Khan en 1271, acompañado por su padre Marco y su tio Mateo. El joven Polo no sólo había recorrido la mayor parte de China y de Birmania, sino que habìa regresado a casa a través de las mismísimas islas de las especias (las Molucas), navegando por el sur del Mar de la China, atravesando el estrecho de Malaca, cruzando el océano Índico y subiendo por la costa occidental de la India hasta llegar al Golfo Pérsico. El propósito de este viaje había sido en principio el de conducir a una princesa mogol hasta su futuro esposo, el Khan de Persia. Cuando terminó el viaje sólo quedaban dieciocho de los viajeros que lo habían iniciado, incluyendo a los Polo, a la princesa y a uno de los enviados especiales de los mogoles. los demás habían muerto, es de suponer que de escorbuto, enfermedad ocasionada por la falta de vitamina C.
Cuando Marco Polo regresó a su casa de Venecia en 1295 era inmensamente rico, y si se hubiera decidido entonces a pasar el resto de su vida en el retiro dorado que le permitía la fortuna, probablemente hoy no estaríamos hablando de él, y nadie habría oído jamás ningún comentario sobre sus viajes. Pero en 1298 se desencadenó una guerra entre Venecia y su gran rival comercial, Génova. Marco Polo fue capturado en pleno mar mientras se encontraba al mando de su galera, y una vez en la cárcel, para entretener su aburrimiento, se dedicó a dictar a un companero de presidio los pormenores de sus viajes. Más adelante se transcribieron y se difundieron ampliamente, convitiendose en uno de los libros más influyentes que jamás se haya escrito.
Los contemporáneos de Marco Polo fueron bastante escépticos respecto a sus descripciones de las riquezas orientales. Le apodaban “Marco Millones”, pero no todos los italianos se rieron de su libro. Uno de ellos subrayó algunas frases sobre China como éstas: “allí hay una gran abundancia de jengibre, de nardo y de otras muchas especias. Cantón es el puerto al que arriban todos los barcos procedentes de la India, cargados de mercaderías valiosísimas…., les aseguro que por cada barco de pimienta que sale de Alejandría, o para cualquier otro destino del mundo cristiano, entran unos cien barcos en el puerto de Cantón”. Ese mismo lector, se trataba de Cristobal Colón, y ha dejado escrito su nombre en la solapa del libro que se conserva en Sevilla, leyó atentamente todo lo que relataba Marco Polo, y pensó en ello hasta convertirlo en una auténtica obsesión. Soñaba con encontrar una ruta hacia Cipango (Japón), donde los tejados de los palacios eran de oro.